Nixse
0

De 375 millones de dólares a 1,6 mil millones de dólares: el edificio Seagram de Aby Rosen

vista rápida

  • Compra del edificio Seagram: Aby Rosen compró el edificio Seagram en 2000 por 375 millones de dólares; valorado en 1.600 millones de dólares en 2013.
  • Crecimiento de la cartera: las adquisiciones de Rosen incluyen más de 50 edificios en Manhattan y una participación en el edificio Chrysler.
  • Refinanciación de deuda: refinanciación de 400 millones de dólares en el edificio Seagram; Todavía debe 750 millones de dólares de un préstamo de 2013.
  • Desafíos del mercado: Las propiedades de Rosen enfrentan una caída en sus valores e ingresos, con $2.500 millones en deudas a punto de vencer.
  • Tensiones legales y financieras: demandas, pagos atrasados ​​y deudas crecientes indican una presión financiera significativa.

Aby Rosen se ha hecho un nombre como un distinguido promotor inmobiliario de Nueva York. Conocido por sus inversiones estratégicas y su buen ojo para detectar el potencial, el viaje de Rosen en el mundo inmobiliario ha sido nada menos que notable. Uno de sus logros más notables fue la compra del edificio Seagram en 2000 por 375 millones de dólares. Esta estructura icónica no fue sólo una adquisición de trofeos; Rosen vio la oportunidad de darle nueva vida. Realizó importantes renovaciones y cambió el nombre del edificio, lo que provocó un aumento sustancial de su valor. En 2013, el valor del edificio Seagram alcanzó la impresionante cifra de 1.600 millones de dólares. Desde su primera compra importante, Rosen ha adquirido más de 50 edificios en Manhattan, incluida una participación significativa en el edificio Chrysler, consolidando aún más su influencia en el horizonte de la ciudad.

De 375 millones de dólares a 1.600 millones de dólares: hitos clave en la carrera de Aby Rosen

La carrera de Rosen está plagada de acontecimientos importantes que muestran su perspicacia estratégica y su resiliencia frente a los desafíos. La compra del edificio Seagram en 2000 fue un punto de inflexión y sentó las bases para futuras empresas. En 2013, el valor del edificio había aumentado, lo que subraya el éxito de su estrategia de inversión. Sin embargo, el camino no siempre ha sido fácil. En diciembre de 2023, Rosen refinanció una deuda de 400 millones de dólares sobre el edificio Seagram, pero todavía debe 750 millones de dólares de un préstamo de 2013. Otro evento notable ocurrió en 2018, cuando el valor de la cartera de RFR (la firma inmobiliaria de Rosen) alcanzó los 14 mil millones de dólares. Este período también lo vio pedir préstamos en 285 Madison, con una deuda de $470 millones que vence en mayo de 2024. Desafortunadamente, en ese momento, la propiedad estaba valorada en $60 millones menos que la deuda adeuda, lo que resalta la volatilidad y los riesgos inherentes a el mercado inmobiliario.

Los desafíos de la deuda de Aby Rosen: préstamo de 750 millones de dólares y refinanciamiento de 400 millones de dólares

Los detalles financieros de las empresas de Rosen brindan una visión más profunda de los desafíos que enfrenta. Por ejemplo, el edificio Seagram, adquirido inicialmente por 375 millones de dólares, alcanzó su valor máximo en 1.600 millones de dólares en 2013 después de importantes mejoras. Sin embargo, sus ingresos actuales son sólo la mitad de los que eran antes de la pandemia. Además, con una deuda refinanciada de 400 millones de dólares y 750 millones de dólares pendientes de un préstamo de 2013, la tensión financiera es evidente.

De manera similar, 285 Madison presenta un escenario preocupante. La deuda sobre esta propiedad es de $470 millones y vence pronto. Desafortunadamente, su valor ha disminuido significativamente. Además, la cartera de RFR, alguna vez valorada en 14.000 millones de dólares, ahora se enfrenta a 2.500 millones de dólares en deuda que vencen dentro del próximo año o ya están vencidas.

Los ingresos de estas propiedades también han disminuido. El año pasado, generaron 26 millones de dólares después del pago de intereses, muy por debajo de los 97 millones de dólares esperados. En consecuencia, con 12 préstamos en dificultades y varias propiedades que no generan suficiente alquiler, la presión financiera está aumentando.

Cartera de RFR: valor de 14.000 millones de dólares frente a la crisis de deuda de 2.500 millones de dólares

Cartera de RFR: valor de 14.000 millones de dólares frente a la crisis de deuda de 2.500 millones de dólares

El panorama actual de Rosen se complica aún más por una serie de demandas y deudas crecientes. En mayo de 2024, un ex ejecutivo presentó una demanda por 20 millones de dólares por pagos atrasados, lo que puso de relieve las disputas financieras internas. Además, una empresa de Blackstone está buscando 50 millones de dólares, lo que indica una mayor tensión financiera. Los pagos atrasados ​​de varias propiedades y una serie de demandas y solicitudes de hipotecas sugieren un aumento de las facturas impagas. Por ejemplo, los pagos atrasados ​​de la hipoteca y las facturas de impuestos a la propiedad en 522 Fifth Avenue suman un total de $9 millones, lo que refleja las dificultades financieras más amplias que afectan su cartera. Además, el edificio Chrysler, del que es copropiedad Signa, también está bajo escrutinio: la mitad de Signa está a la venta por problemas de insolvencia, a pesar de que el edificio está alquilado en un 90%.

522 Quinta Avenida: $9 millones en hipotecas e impuestos no pagados

El mercado inmobiliario en general también está sintiendo la presión, con 929 mil millones de dólares en deuda hipotecaria comercial de EE. UU. que vencen en 2024. De esto, 180 mil millones de dólares están vinculados a propiedades de oficinas, lo que ejerce una presión significativa sobre los propietarios de oficinas en todo el país. Los inversores están observando atentamente estos acontecimientos para comprender las implicaciones más amplias para el mercado. La situación de Rosen refleja una tendencia más amplia en la que incluso los desarrolladores experimentados están lidiando con los desafíos planteados por la fluctuación de los mercados de capital y las cambiantes tendencias laborales y de estilo de vida.

El edificio Chrysler se enfrenta a la venta por insolvencia

La trayectoria de Aby Rosen en el mercado inmobiliario de Nueva York es un testimonio de su visión y resiliencia. Si bien ha logrado hitos importantes, los desafíos actuales subrayan la volatilidad del mercado. Las presiones de la refinanciación, la disminución del valor de las propiedades y la deuda sustancial, combinadas con enredos legales, pintan un panorama complejo. Mientras el mercado se prepara para el vencimiento de una importante deuda hipotecaria, las experiencias de Rosen y su firma, RFR, ofrecen información valiosa sobre la dinámica cambiante de los bienes raíces comerciales. Tanto los inversores como las partes interesadas están observando de cerca y aprendiendo de estos acontecimientos mientras navegan por las aguas inciertas del mercado inmobiliario.



También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.